Museo Provincial de Ciencias Naturales y Oceanográfico

El Museo Provincial de Ciencias Naturales y Oceanográfico de Puerto Madryn abrió sus puertas en 1972 después de que el edificio en el que se encuentra fuera donado a la provincia de Chubut por parte de los familiares de los antiguos dueños, la familia Pujol. 

Inició con una muestra de la flora y la fauna de la zona con algunas especies exóticas y en el año 2004 el gobierno de Chubut comenzó su restauración con el fin de preservar las colecciones y rescatar el valor patrimonial.


Hoy el museo ofrece una exhibición de la naturaleza y su relación con el hombre, la muestra lleva el nombre de “El Hombre y el Mar”.



La naturaleza es un fenómeno de cambios permanentes. Desde que el hombre se irguió sobre sí mismo se preguntó la razón de esos cambios y cuando abandonó la idea de ser el centro del universo, encontró sus primeras respuestas en la fantasía.

La muestra está acompañada por los testimonios ciertos de la antigüedad y la presencia de los pobladores originales y la asociación de los monstruos marinoscon los grandes mamíferos patagónicos, registrados por la mirada de asombro del viejo mundo.

Cuando la ciencia remplazó a los dioses, el hombre necesitó ver con sus propios ojos, clasificar y rotular para confeccionar un inventario calificado y dominar para ubicarse a la cabeza de todas las especies.

En el primer piso del museo las respuestas a la inquietud humana están dadas por la ciencia, desde la palabra misma de los científicos y estudios. sus interpretaciones, sus sueños y especulaciones y, nuevamente acompañando, los testimonios ciertos de sus hallazgos y sistemas clasificatorios.

En el segundo nivel de la casa se muestra a las comunidades locales y sus prácticas ancestrales de trabajo y recolección, generadoras de una cultura y conocimientos propios surgidos del oficio de generaciones, el mestizaje y los movimientos migratorios y con ellos, otras formas de acceder al contacto del hombre con la naturaleza.

Al culminar la visita, una escalera única en su estilo lleva hasta el mirador, donde se puede disfrutar de una visita panorámica de la ciudad y el Golfo Nuevo.