22 de agosto de 2007 – Inauguración del Centro Cultural por la Memoria en Trelew

En conmemoración del 35 aniversario de la Masacre de Trelew, se inaugura el Centro Cultural por la Memoria en las instalaciones del “Ex Aeropuerto Viejo” de la ciudad de Trelew.

Estuvieron presentes el Gobernador Mario Das Neves, el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde; el Viceministro de Defensa de la Nación, Luis Forti; la Presidente de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; autoridades de Derechos Humanos de distintas provincias, familiares de las víctimas, ex presos políticos y representantes de distintas organizaciones.

En la ocasión, se descubrieron placas recordatorias y se plantaron 19 árboles en homenaje a las víctimas.

Luego de leerse numerosas adhesiones a la conmemoración, entre ellas las de familiares y ex presos políticos y la del Ministro de Relaciones Exteriores del país, Jorge Taiana, hizo uso de la palabra Tati Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, quien leyó la poesía «Trelew», escrita por su hijo Alejandro quien a los 20 años fue detenido.

En el acto, el Ministerio de Gobierno presentó un plano de mensura de las parcelas 46 y 45 donde figura la subdivisión de las más de dos hectáreas correspondientes al predio donde desde hoy se ubica el Centro Cultural de la Memoria.

LA CONSTRUCCIÓN DE LA MEMORIA

A partir de la década del ´80, en los inicios del régimen democrático, diferentes organizaciones estudiantiles, comisiones, cátedras abiertas, sindicatos, organizaciones de desocupados y docentes, se apropiaran de los hechos mediante debates y actividades, manteniendo la memoria viva de los militantes caídos en aquel 22 de Agosto de 1972.

En ese proceso de lucha por la memoria, el “Aeropuerto Viejo” se transformará en el Centro Cultural por la Memoria.

La histórica marcha hacia el aeropuerto durante ésta periodo, de forma ininterrumpida constituirá uno de los hechos más significativos de la historia de Trelew, acompañado por la apertura de las causas judiciales a partir del año 2003.

De esta forma la Memoria procurará a lo largo del tiempo resistir al olvido materializándose en Verdad y Justicia.