23 de Noviembre de 1999: Incendio y tragedia de Casa Tía en Comodoro Rivadavia

La explosión y posterior incendio de la sucursal de “Casa Tía” en Comodoro Rivadavia se produjo el 23 de Noviembre de 1999.

Este siniestro dejó un saldo de dos fallecidos y alrededor de 35 heridos, 20 de ellos de gravedad, entre empleados y clientes.

El local de Casa Tía se ubicaba en pleno centro de la ciudad en la calle Pellegrini 851, entre Rivadavia y San Martín, cuya inauguración fue en 1988. El edificio ocupaba unos 4.500 metros cuadrados, y 2.500 de los cuales correspondían al salón de ventas. Este edificio había sido reciclado y remodelado, y se conservaron sus techos de chapa y la mampostería de madera. En el techo había lana de vidrio, un material inflamable, lo que explicaría la propagación rápida del fuego a modo de ola.

Cerca de las 13 hs. del día 23 de Noviembre, un grupo de obreros estaba trabajando en el techo del edificio realizando tareas de impermeabilización con un soplete. Debían colocar membranas asfálticas en las canaletas de conducción de pluviales, dadas las constantes goteras que se sufrían en el salón de ventas cada vez que llovía. Para ello, las membranas se calentaban con soplete para finalmente ser adheridas a la chapa del techo.

Antes de realizar esa tarea, habían recorrido el entretecho y divisado las bandejas que conducían los cables de electricidad, algunos de ellos mal conectados, y con las bandejas metálicas oxidadas.

Durante el trabajo, observaron humo que salía del centro de las chapas del local. En el entretecho se produjo un calentamiento que provocó una combustión, la que derrumbó el cielorraso cerca de la entrada principal, invadiendo de fuego y humo todo el supermercado. En ese momento, se encontraban 94 empleados y más de 50 clientes haciendo sus compras.

Rápidamente, transeúntes y algunos periodistas se acercaron y ayudaron al rescate de las personas. En esos momentos, el techo continuaba desplomándose, cayendo sobre las góndolas, entre ellas, las de fuegos artificiales y pirotecnia.

Al llegar los bomberos, se observaba gente que corría herida y envuelta en llamas y personas que rompían los vidrios del local para ayudar a los atrapados. Se había formado una columna de humo de unos 15 metros de altura.

En la extinción del incendio, trabajaron dotaciones de los Bomberos Voluntarios de Comodoro Rivadavia, apoyados por equipos de Rada Tilly, de Defensa Civil, y de la IX Brigada de Infantería del Ejército, así como de la Fuerza Aérea Argentina.

El fuego fue controlado a las 16hs. Hasta las ocho de la noche se extendieron las tareas de extinción del fuego y remoción de escombros.

El juez José Rago, inició una causa penal de oficio para determinar si el supermercado disponía de todas las medidas de seguridad para facilitar la evacuación de los clientes y el personal. Entre las primeras causas se encontraba un cortocircuito en el cableado, una explosión de gas y un atentado. Lo que se supo es que el local comercial no estaba en buenas condiciones. Tenía las salidas de emergencias cerradas, instalaciones eléctricas precarias y en mal estado, y tampoco tenía regadores.

Quedaron imputados los obreros que trabajaban en el techo del local. En virtud de las pruebas y testimonios ventilados en el juicio realizado en 2001, y con el pedido de la Fiscalía, los imputados fueron absueltos. Con el correr de los años, se hicieron otros juicios en donde se falló a favor de las víctimas y la decisión fue apelada, por cuanto se encuentra en la actualidad en la Cámara de Apelaciones.

Luego de 18 años, el siniestro de Casa Tía continúa marcando la memoria de los ciudadanos comodorenses, dado que no se registró antecedente de tal magnitud, como también significó un ejemplo de solidaridad inmediata ante estas adversidades.